noviembre 13, 2014

XIII Encuentro Internacional de Escritores Manuel Jesús Baquerizo Noviembre 27-28-29 /2014 CHULUCANAS PIURA

XIII Encuentro Internacional
de
Escritores
Manuel Jesús Baquerizo

Noviembre 27-28-29 /2014

CHULUCANAS PIURA (*)








TEMARIO:

Se desarrollará el siguiente temario:

1. Enrique López Albújar: Vida y Obra.
2. Manuel Jesús Baquerizo: Trascendencia Literaria de su Obra.
3. Vargas Llosa y la literatura piurana: “La Casa Verde”, “Lituma enlos Andes”, “El héroe discreto”, etc…
4. Chulucanas en la literatura peruana.
5. Literaturas regionales: costeñas, andinas y amazónicas.
6. La literatura piurana.
7. La literatura ecuatoriana.
8. Froilán Alama en la literatura piurana.
9. Literatura orales: mitos, leyendas, tradiciones, cuentos  populares, anécdotas, costumbres, cumananas (de Yapatera, Huancabamba, Ayabaca, Sechura, Catacaos).
10. Escritoras mujeres de Piura.
11. Arte y literatura popular en Piura.
12. Literatura y proceso educativo.  Plan lector. El libro y la lectura.
La industria editorial.  Producción y difusión editorial.

Paralelamente al XIII Encuentro se desarrollaran recitales de poesía, talleres de narrativa, teatro, festival de cine indígena, y feria de libros.

*




CONFERENCIAS

-“Manuel Jesús Baquerizo: Identidad y literatura de las regiones” por Jesús Cabel  (Ica).

-“La poesía y los poetas peruanos del 900 (Su contribución a la formación de la conciencia nacional)” por José Enrique Briceño Berrú (Chulucanas-Milán-  Italia).

-“Raúl Estuardo Cornejo: Horizontes de sol y otras denotaciones en la literatura  piurana” por Armando Arteaga (Sullana-Piura).

-“Toda una vida dedicada al cultivo de la literatura: la obra de Carlos Espinoza León “por Roque Ramírez (Chulucanas).

-“Relaciones culturales e históricas entre Perú y Ecuador” por José Luis Zumaita Cevallos (Ayabaca).

-“De la poesía actual del Ecuador”  por Armando Arteaga (Sullana-Piura).

-“La literatura en Chulucanas” por José Lalupú Valladolid (Chulucanas).

-“Las ventajas del piurano al leer: “El héroe discreto” de Mario Vargas Llosa”, por David Arce. (Chulucanas-Piura).

-“La literatura en Piura” por Sigfredo Burneo (Piura).

-“Reflejo en la sombra” y la modernidad en la lirica piurana” por Dimas Arrieta            (Huancabamba-Piura).

PONENCIAS

-“La narrativa cuentística de Francisco Vegas Seminario" por Juan Carlos Lázaro (Lima).

-“Vargas Llosa y el héroe discreto” por Isella Carrera Lamadrid. (Piura, Republica  Dominicana).

-“Carlos Alberto Seguin y el chamanismo en el norte del Perú” por Bruno Buendía  Sialer (Chiclayo).

-“Bandoleros en Piura” por Alberto Colán (Piura, Lima).

-“Notas sobre el "triste" norteño” por Marcela Cornejo (Arequipa).

-“La poética de Rosa Larrea de Fernández (Lerline)” por Alberto Alarcón (Piura, Trujillo).

-“El personaje negro y mestizo en la literatura piurana” por Roque Ramírez (Chulucanas-Piura).

-“La poesía de los 70 en Piura” por Roger Santívañez (Piura, Filadelfia).

-“Tres escritoras piuranas: Carlota Ramos de Santolaya, Lola Cruz Merino de    Acha  “La Capullana y  Sarina Helfgott” por Patricia del Valle (Arequipa,   Lima).

-“El tondero piurano” por Francisco Vallejos (Tumbes, Lima).

-“Manuela Sáenz: Valoración de la libertad dentro de la peruanidad” por Ruth   Hurtado (Paita, Lima).

-“Enrique López Albújar: Testigo de Excepción, Vocero de su tiempo” por Marita Palomino (Lima).

-“Cartografía de la narrativa de Miguel Gutiérrez” por  Jonathan Timaná Augusto (Piura, Lima).

-“Narrativa norteña”  por Néstor Tenorio Resquejo (Chiclayo).

-“Sólo cantando estuviera: Versitos de la Sierra de Piura” por Guillermo Figueroa Luna (Chiclayo).

-“Dos escritores piuranos: (La música de “Labranda” de Roger Santiváñez  y Memoria y violencia en “Su Majestad el terror”, de Mario Wong)”  por Julio    Alexis León Gálvez (Piura, Lima).

-“El teatro de Sebastián Salazar Bondy” por Paul Sandoval (Huamanga).

-“Retos y posibilidades de la literatura ucayalina contemporánea” por Oscar Enrique Barreto  Linares. (Ucayali).

-“El héroe discreto de Mario Vargas Llosa” por Bernardo Álvarez (Pallasca, Ancash, Lima).

-“El runa simi y su gran importancia” por Rómulo Cavero. (Ayacucho)

-“Panorama de la poesía contemporánea de Talara” por Marlet Ríos.

-“Acercamiento a la narrativa piurana a través de la obra de Carlos Espinoza León” por Francisco León

-“La enunciación del yo lírico en tres poemas de Pedro Elera” por César Espino (UNFV).

-“Aproximación a la transculturación andina a partir de dos relatos orales lucanamaquinos”  por Yuly Tacas Salcedo (UNMSM).

-“Claves en la poesía para niños y niñas de Elvira Castro de Quirós” por Luis Salazar Orsi.

-“Tradición, mito y oralidad en dos cuentos de la selva”  por Jack Flores Vega.

-“La carnavalización y la cultura negra en Babá Osaím, cimarrón, de Cronwell Jara” por Rodrigo Barraza Urbano (Universidad Nacional Santiago Antúnez de     Mayolo).

-“Sobre Los hijos del orden, de Luis Urteaga Cabrera”  por Segundo Castro García             (Universidad Nacional Santiago Antúnez de Mayolo).

-“La norma punitiva en el cuento ‘Ushanan Jampi’, de Enrique López Albújar” por Néstor Espinoza.

-“Presencia de la literatura  del valle del Jequetepeque en la literatura peruana, hispanoamericana y universal”  por  Alíndor Terán Olascoaga.

-“La literatura y el proceso educativo”  por  José Wilfredo Temoche.

-“Periodización de la literatura amazónica 1890-2014”  por Armando Ayarza Uyaco.

“La nostalgia del intelectual de élite”, por Arturo Bolívar Barreto.

“La presencia de la ironía en Ayacucho hora nona, de Marcial Molina”, por Elmer Arana (Ayacucho).

“Animación a la lectura, Plan lector, Balances y perspectivas”, por Gloria Idrogo Barboza (UNE- La Cantuta).

“Apologías y rechazos: la libertad y el mal en los laberintos de la conciencia en El héroe discreto de Mario Vargas Llosa”, por Kent Oré de la Cruz.

“El París de González Prada, la estatua de Diderot y la figura del escritor de combate”, por Julio Isla Jiménez (PUCP).

“Alberto Benavides Ganoza, alto espionaje, la poesía y otros pretextos”, por Helmut Jerí Pabón (Ica).

“Literaturas regionales: Costa. Región Ica. Cien años de poesía en Chincha”, por Víctor Salazar Yerén (Ica).

-“Mariátegui y la literatura proletaria”,  por Julio Carmona.

-“100 años de Fray Ciro Salvador: El misionero del reino”, por Rolando Mandujano Antonio (Villa Rica, Junín).

-“El universo feudal en Tierra Embrujada,  de Francisco Vegas Seminario”, por Manuel Marticorena Quintanilla.

-“La literatura es hobby u oficio”, por Zelideth Chávez Cuentas (Puno).


-Víctor Gregorio Mendoza Monasterio: Historia del Tondero: Origen y Forma del canto del tondero.



PRESENTACION DE LIBROS Y REVISTAS


-“Refugio de los ausentes” (poemario) de José Díaz (Sullana)

-“Deicidio junto a las rosas” (novela) de Cosme Saavedra (Sullana)

-“Tres libros amazónicos: “Confesiones de un caballo”, “Nuevos relatos amazónicos” y “El tunchi enamorado” (narrativa) de Darío Vásquez   Saldaña (Iquitos, Ica).

-“Tras las huellas del capitán Peche Pereche” (novela) de Eduardo Borrero Vargas (Sullana).

-“Obstinación” (poemario) de Ruth Hurtado (Paita).

-“El Baúl” (cuentos) de Felipe Buendía, por Bruno Buendía Sialer (Chiclayo, Lima).

-Revista “Sietevientos” (Director: Houdini Guerrero-Sullana).

-“Ciudad acuarela”  (cuentos) de José Lalupú Valladolid (Chulucanas).

-“Corazón de viento” (novela) Dimas Arrieta (Huancabamba).

-Revista “Maestra Vida” (Director: Wilfredo Herencia-Arequipa).

-“Helio-tropos” (poemas) de Rodolfo Sánchez Garrafa (Grau-Apurímac).

- “Cuentos breves para mis nietos” y “De Chorrillos hasta las playas de Río” (cuentos y crónicas) de Nicolás D. León Cadenillas (Lima).

-Revista “Trayectos” (Editora: Carla Buendía Sialer-Chiclayo).

-“La cuchara” (cuentos) de Danny Berrú (Lima).

-“Challe, Sotil, y el gran Perico León.  Historia dentro y fuera de la cancha” de Rodolfo Milla (Lima)

-“Revelación en la Senda del Manzanar- Homenaje a Juan Ramírez Ruiz” de Fredy Amílcar Roncalla (Editor),  por  Dante González (Huaraz-Ancash)

-“El último beso” (cuentos) de Oscar Enrique Barreto  Linares (Ucayali).

-“Solydanza” de Paul Sandoval.

-“Hawansuyo  Ukun Words” de Fredy Amílcar Roncalla, por Armando Arteaga.

-"El último tallan", novela  de Gonzalo Higueras.


RECITAL DE POETAS/ CUMANANEROS/ COMPOSITORES

Ruth Hurtado (Piura)/Patricia del Valle (Lima)/Nora Alarcón (Ayacucho)/José Briceño Berrú (Chulucanas)/Margarita Carrete (Chulucanas)/Alberto Alarcón (Piura, Trujillo)/ Juan Félix Cortes Espinosa (Piura, Trujillo)/Luis Eduardo García (Piura, Trujillo)/Marita Palomino (Lima)/Fernando Casanova Garcés (Piura)/Ricardo Parra (Piura)/Julio Carmona (Chiclayo)/Fernando Barranzuela Zevallos (Cruz Pampa, Yapatera)/Belisario Arellano Mondragón  (Chulucanas)/Mary Godos (Paita)/Yakelyne García (Sullana)/Cynthia Briceño Valiente (Piura)/Lelis Rebolledo (Catacaos)/Alejandro Medina Bustinza (Apurímac)/ Yanet Navarro (Lima).


LECTURA DE NARRATIVA

David Arce (Chulucanas)/Teófilo Gutiérrez (Piura)/Eduardo Borrero Vargas (Sullana)/Carlos Espinoza León (Chulucanas)/Gonzalo Vicente Calle (Chulucanas).


EXPOSICIÓN DE PINTURA

Curadora: Marita Palomino. Expositores:Cahuide (Casma)/ Bruno Portugués (Lima)/ Ever Arrascue (Lima)/Carlos Alberto Eyzaguirre Seminario (Chulucanas)/Guillermo Fernández Guerrero (Chulucanas)/ Kely Hoyos (Amazonas)


TEATRO

Encargado: César Briceño (Chulucanas): Tres actores estudiantes de ITJP.
Teatro: Uber Ramírez Pintado: “Diario de un loco” (monologo) de Gogol. (Santo Domingo-Morropón).

FESTIVAL DE CINE INDÍGENA

Encargado: Alberto Colán (Piura) /Soledad Carrasco (Chirapaq-Ayacucho) Chirapaq (Lima)

TONDERO

Marita Palomino: Bailarina de tondero/ Dra. Juanita (Museo Cortés-Trujillo).



Delegación al XIII Encuentro Nacional de Escritores
“Manuel Jesús Baquerizo”

Alberto Alarcón (Trujillo) /José Luis Aliaga/Helder Andrade (Pasco)/Armando Almeida (Iquitos)/Armando Arteaga Núñez/Miguel Arribasplata Cabanillas/Gary Alminagorta Cabezas/José Luis Ayala Olazábal/Arturo Bolívar Barreto/Elid Rafael Brindis Gómez (México)/Santos Burgos Ávila/Rosa Carbonel Apolo (UNMSM)/Fernando Carrasco/Segundo Castro (Huaraz)/Gotardo Cervantes Mendívil/Juan Félix Cortez (Trujillo)/Ricardo Elías Rosselló/Gonzalo Espino Relucé/Néstor Espinoza Haro/Luis Flores Prado/Roger García Clavo/Federico García Hurtado/Luis Eduardo García (Trujillo)/Javier Garvich Rebatta/Viviana Gómez Espinoza/Willy Gonzales Pérez/Dante Timoteo Gonzales Rosales/Eleazar Guevara/Jorge Horna Chávez/Félix Huamán Cabrera/Helmut Jerí Pabón/Sara Joffré/Johny Llapo/Lucía Lulli Escobar/ Mauro Mamani Macedo/Rolando Mandujano (Villa Rica)/Manuel Marticorena Q. (Iquitos)/Alejandro Medina Bustinza/Orlando Ordóñez/César Panduro (Ica)/Andrés Rafaele Mejía/José Ladislao Ramírez Chacaltana/Casimiro Ramírez Tenorio/María del Pilar Roca Palacio/Jorge Luis Roncal Rodríguez/Douglas Rubio Bautista/David Elí Salazar Saldaña (Pasco)/María Delfina Santana Guevara/Yuly Tacas/Patricia del Valle/Darío Vásquez Saldaña/Niko Velita/Daphne Viena (Tarapoto)/Walter Villanueva Azaña/Ricardo Vírhuez Villafane/José Luis Zumaita Cevallos.



Delegación de escritores extranjeros

1.      Jocé Daniels (Colombia) Pdte. del Parlamento de Escritores de Colombia
2.      Jorge Alacevich (Argentina)
3.      Andrés Brum (Argentina)
4.      Rubén Molina (Ecuador)
5.      Milagros Sefair (Argentina)

*

Inscripción (Incluye certificación):

-Asistentes en general: $20.00
-Estudiantes: $10.00

*

Néstor Espinoza Haro
Consejo Directivo Nacional GEP

Armando Arteaga Núñez
Comisión Organizadora Nacional

Roque Ramírez Cueva
Asociación de Escritores de Chulucanas
José María Arguedas

*

Comunicación:

Facebook: Gremio.escritoresdelperú

(*)
Programación al 90 %, algunos por confirmar y otros en espera.










octubre 17, 2014

OB / ARMANDO ARTEAGA

OB



Obsesión
por un amor
callado, oscuro, obstinado

Obnubilación
por un cuerpo
muerto, obsceno, oblicúangulo

Objeción temprana
súbdita, era óbice
mi bosque de metales:
el obélo azul al final de la calle,
las maderas flotando por el río

Obsecuencia
por el talle de las flores,
era torpe el obediente destino
por dotar al oboe
de un discursivo mar, escandaloso, obligado

Fue obstructivo
Morar en
La obsidiana de los matinales años:
Por ese amor
lleno de hojas secas, o, rojas, verdes, oasis

Fue tranca la obrada
de la yunta
arando
la tierra muerta

Fue un desierto
escribir este obituario parroquial
tan profano
de este amor irresponsable, obvencional

Que destruyó la juventud primera
Ocaso de una eterna primavera

Amor pasional y arrabalero después de todo.




julio 25, 2014

Imágenes de Huancabamba en la literatura piurana



Imágenes de Huancabamba en la literatura piurana*


(pulsar botón derecho y en "abrir enlace en una ventana nueva")







* Publicado en la revista Visión Huancabambina, N° 1, agosto de 2014




mayo 23, 2014

"LA MEMORIA DE LAS MORADAS" - Homenaje a Octavio Paz



La memoria y sus moradas
Homenaje a Octavio Paz


 [Testimonio de Roger Santiváñez]




La primera vez que supe sobre Octavio Paz fue a través del nombre de la columna dominical Las peras del olmo que el crítico José Miguel Oviedo tenía en el diario El Comercio de Lima. Esto ha sido circa 1972 cuando yo estaba en el último año de la secundaria en mi natal Piura. Poco después llegó a mis manos la famosa antología de la poesía hispanoamericana contemporánea de José Olivio Jiménez, en la que descubrí la poesía del gran mexicano. En efecto, quedé deslumbrado por la magia verbal y la profundidad humana de Piedra de sol, varias de cuyas estancias aparecían en dicho libro. Hasta hoy recuerdo que subrayé estos versos: “los dos se desnudaron y se amaron / por defender nuestra porción eterna, / nuestra ración de tiempo y paraíso”. Y éstos otros: “no hay ni tú ni yo, mañana, ayer ni nombres, / verdad de dos en sólo un cuerpo y alma,/oh ser total”.

       A partir de entonces me di a la búsqueda de cuanto material o texto de Paz pudiera conseguir. Se convirtió en una especie de guía spiritual para mí. En un ejemplar de la revista Textual que por esa época publicaba el Instituto Nacional de Cultura del Perú, encontré una foto del poeta y la puse en la cabecera de mi solitario cuarto de poeta adolescente.Esos fueron –como se dice- años maravillosos. Paz era citado –en mi país- frecuentemente por lo mejor de su intelligentzia, ya fuera Julio Ortega –brillante poeta y crítico- Enrique Verástegui –notable joven poeta- o Rodolfo Hinostroza, quien acababa de ganar –con su libro Contra Natura- el premio internacional de poesía Maldoror convocado por Barral Editores de Barcelona, con un jurado presidido justamente por Octavio Paz.

       Los más jovencitos poetas de aquellos días –entre ellos mi amigo Armando Arteaga- eran devotos del autor de Salamandra y con ellos aprendí a amarlo cuando llegué a Lima en el ardiente verano de 1974. Recuerdo que en la casa de Luis La Hoz –adonde llegué guiado por Arteaga- leíamos en grupo Renga el famoso libro colectivo de Paz.Igualmente Juan Carlos Lázaro –no se cómo- se consiguió unos poemas del gran Ocatavio cuando era adolescente y los publicó en la carátula de su revista Cronopio 1 en Julio de 1974. Armando Arteaga citaba todo el tiempo Los signos en rotación y yo recien pude encontrar esta recopilación de artículos pacianos en 1976 y fue mi biblia durante –por lo menos- tres inolvidables años. Pero antes –en 1975- había hallado en la librería ‘Epoca’ de Lima Las peras del olmo donde ahondé mi conocimiento de la poesía mexicana iniciado con la lectura de algunos de los “Contemporáneos” que figuran en el libro de Olivio Jiménez. Y –of course- proseguida en Poesía en movimiento. México, 1915-1966 debida a Paz, Alí Chumacero, Homero Aridjis y José Emilio Pacheco, insuperada muestra del proceso de la poesía mexicana durante gran parte del siglo XX.

       Cuando ingresé a la Universidad de San Marcos en 1975 me tocó el increíble azar de ser estudiante de Antonio Cisneros, catedrático de poesía hispanoamericana. El gran Toño –como a él le gustaba que lo llamáramos- dedicó una clase completa al estudio y análisis de Piedra de sol de Octavio Paz, sobre el cual trazó un diagrama concéntrico en la pizarrra del Repertorio Bibliográfico, escenario de aquellas horas irrepetibles. Hacia 1977-78 se generó una fértil amistad poética entre los jóvenes poetas de San Marcos y de la Universidad Católica, dando orígen al grupo-revista La Sagrada Familia. Para el segundo número de nuestro vocero –cuando ya nos habíamos declarado marxistas- escogimos un verso de Octavio Paz como emblema: ‘Algo se prepara’ aludiendo a la inminencia de la Revolución para los pueblos de América Latina.

       Por los días del Movimiento Kloaka (1982-1984) colectivo de neo-vanguardia que contribuí a fundar junto a Mariela Dreyfus, me hice de un libro paciano que me acompañaba por bares, playas y parques donde realizábamos los aquelarres kloakistas. Se trataba de La centena (Poemas: 1935-1968) editado por Barral en 1972. Una preciosa antología –preparada por el propio Paz- donde descubrí textos tan intensos e importantes como Noche en claro notable re-creación de una reunión nocturna de nuestro poeta con André Bretón y Benjamín Peret en París. Es un poema que principia con un tono conversacional “A las diez de la noche en el Café de Inglaterra / Salvo nosotros tres / No había nadie / Se oía afuera el paso húmedo del otoño” y que prosigue: “Una prostituta bella como una papisa / Cruzó la calle y desapareció en un muro verdusco” para desarrollar luego una reflexión metafísica: “Nadie tenía sangre nadie tenía nombre / No teníamos cuerpo ni espíritu / No teníamos cara / El tiempo daba vueltas y vueltas y no pasaba / No pasaba nada sino el tiempo que pasa y regresa y no pasa”. Y también otros como Viento entero que hasta hoy mismo no deja de estremecerme cuando leo en voz alta: “El presente es perpetuo / Los montes son de hueso y son de nieve”. Qué tal música! Me digo para mis adentros. Y luego: “El presente es perpetuo / 21 de junio / Hoy comienza el verano / Dos o tres pájaros / Inventan un jardín / Tú lees y comes un durazno / Sobre la colcha roja / Desnuda / Como el vino en el cántaro de vidrio”. Maestría del ritmo y de la elipsis.

       Un libro de Paz que no puedo dejar de mencionar es Versiones y diversiones que –extrañamente-  llegó al páramo cultural que era mi ciudad natal Piura en la desértica costa norte del Perú. Dulce verano juvenil de 1974. Allí descubrí a a Pessoa, Hart Crane, WC Williams, leí por vez primera un Canto de Pound, el extra-ordinario soneto de Nerval El desdichado y poesía nórdica, china y japonesa. Un absoluto deleite. También quisiera recordar que –por 1975- todos los meses entraba a ‘Epoca’ sita junto al Wony –el café bar de los poetas en la Lima de los 70s- para comprar Plural –sin duda la mejor revista cultural  del mundo hispánico cuando la dirigía su fundador: Octavio Paz. Después Vuelta llegaba intermitentemente. 

       En 2001 me trasladé a los Estados Unidos. Luego de un tiempo hube de releer El arco y la lira y Los hijos del limo para los exámenes del doctorado, libros que configuraron nuevas revelaciones para mí. Y en uno de mis cumpleaños aquí mi esposa Kathy tuvo la feliz idea de sorprenderme con el obsequio de A draft of shadows con versiones into English de Elizabeth Bishop y Mark Strand editado por New Directions, el famoso sello de la mejor poesía gringa. Pero me gustaría cerrar este testimonio de mi amor y adhesión por la poesía paciana con una historia reciente: Un día chateando en Facebook con mi amigo el poeta mexicano Víctor Toledo, no sé cómo llegamos a hablar de Paz. Y él me cita Arbol adentro. Yo le respondo: “Ese libro de Octavio  no lo he leído”. “Ah, tienes que leerlo” me replica Víctor. Al día siguiente lo encontré en la biblioteca de Temple University y me entregué durante dos días a paladearlo.Recordé que cuando aquel libro llegó a Lima, lo vi en librerías; pero mi vida era demasiado salvaje en esa temporada en el infierno. Así que no pude leerlo hasta la primavera pasada en Temple. Y fue una suerte de re-encuentro con la grandeza del genio mexicano: En un cuaderno moleskine que tengo, leo lo que apunté: “Y fui por un instante diáfano / viento que se detiene. / gira sobre sí mismo y se disipa”. Para qué más. [Roger Santiváñez, 9 de mayo de 20014. A 100 años del Nacimiento. New Jersey South]
      








marzo 15, 2014

ARMANDO ARTEAGA Y SU ARQUITECTURA POÉTICA/ POR WINSTON ORRILLO

ARMANDO ARTEAGA Y SU ARQUITECTURA POÉTICA

POR WINSTON ORRILLO


“Tú eres un poeta/ Estamos aquí/para transformar la vida” A.A.


A un año de aparecida –marzo de 2013- íntegramente, como es su costumbre, en la edición Nº 2 de la revista INDI, que dirige el poeta Alberto Alarcón, podemos acceder a esta breve, aunque muy intensa, muestra poética de Armando Arteaga, (Piura, 1952), arquitecto de profesión y destacado integrante de la relevante Generación poética peruana del 70 (¡cosa más grande: hace poco comentábamos la novela de un médico peruano que vive en Alemania!).

Mea culpa, estuve tentado de robar, para el título de esta columna, el magnífico de esa presea de las letras de América Latina, el gran poeta ecuatoriano, Jorge Enrique Adoum (1926-2009), de quien, “La terrígena poesía de Armando Arteaga”, aparece como prologando la presente auto antología de AA.

Las palabras del gran autor de “Entre Marx y una mujer desnuda”, son una cabal exégesis de la poesía de nuestro bardo. Estas palabras de JEA parecen ser una presentación del notable libro de Arteaga,”Terra ígnea”, y de ellas, apenas, sacamos lo siguiente: ”Y aunque sus libros (los de AA, se entiende)- como los de casi todos los poetas latinoamericanos- son de breve tiraje y de circulación limitada (por iniciativa propia e intenso activismo literario). han sido en los espacios culturales de protesta en contra de lo establecido que animan los poetas jóvenes limeños, en donde la admiración y la sorprendente crítica lacónica llena de elogios y de sorprendentes (sic) estímulos para con este poeta severo y exigente. Lo que más me llamó la atención de la testadurez de su poesía, que es un grito patético, es la impugnación precisa en contra del conformismo embustero de la urbe actual, llena de fracasos y de miedos”. (Éste y todos los demás subrayados de las citas son de W.O.) Continúa el poeta del país del gran Rafael Correa, con precisas incisiones en lo que llama “la nervosidad de su poética”; y lo denomina poeta vecino de su “otredad”, para concluir sumándose “a este justificado aprecio e incesante curiosidad por la actual poesía lartinoamericana en donde destaca –sin lugar a dudas- la voz limpia de Arteaga”.

¡Para qué más! En efecto en los poemas aquí reunidos, en INDI Nº 2, y tomados de su libro inédito “Las castañas del fuego” (hay que resaltar la exigencia de Alberto Alarcón, director de esta nueva revista, que se publica en Trujillo, tierra de los inolvidables “Cuadernos Trimestrales de Poesía”, del querido (+) lirida Marco Antonio Corcuera: para tener derecho a que todo un número vaya con nuestra poesía, ésta tiene que ser inédita: lo sé por experiencia, pues, en su Nº 1, tuve el honor de que apareciera una muestra de mi poesía amorosa).

Una característica singular, precisa, de la poética de AA es su concisión y su capacidad de penetrar en los meandros de la existencia, con lo que se acerca a las fronteras de la filosofía, lo que, para Heidegger, sería el más alto pináculo del poetizar.

Incluso en sus poemas de amor, la sensación de inseguridad existencial ocupa un lugar cimero. Así, en “Mara”, leemos: “Te pro-/meto una dádiva/ de ternura/ en este intento/ por recuperar lo perdido.// Te prometo un beso, /y una calle muy larga sin final/ Con muchachas y muchachos/ abrazándose y besándosde / en una fiesta total…//Somos unos extraños/ de este tiempo”.

De este modo, nuestro poeta, siempre, permanentemente, junto con la belleza intrínseca de sus versos, apunta a una visión del tiempo, del devenir, de la caducidad, que lo conducen, no sé si malgré lui, a la residencia en los claustros de la filosofía (particularmente la existencial) con lo que decimos que sus poemas llevan, intrínseca, esa eterna cuestión que ya formulara nuestro abuelo Rubén Darío: “¡Y no saber adónde vamos/ Ni de dónde venimos”.

En fin, me refiero a la presencia del frágil acontecer, dimensión humana por antonomasia. Léamoslo: Se trata de “Orbe novo” en el que usa algunas lexicalizaciones, pero a las que da, con sabiduría, vuelta: “Vino nuevo en odres viejos./ Vive en este pueblo sureño/ la fragancia de las uvas./ Muere en este cansancio/ el trabajo añejo de los troncos/ enredados en la vid (sin `a´)…/ Viajar, irse, no volver la mirada atrás./ El vino añejo de estos días/ es ahora el vinagre de estas tardes”.

El título de la presente columna no solo alude al oficio civil del poeta –arquitecto y de la UNI (lo que no es poco decir)- sino a la delicada perfección con la que estructura sus poemas, aun en casos tan neurálgicos como en temas de trepidante actualidad, como la destrucción del planeta por obra y desgracia de las superpotencias que, de este modo, están cavando sus propias tumbas (lo que nos parece correcto), sino que esto conduciría, asimismo, a la extinción de toda forma de vida en nuestro mundo. Esto, entre otros textos, se halla perfectamente ejemplificado en “Estrépito linaje verde”. Leamos: “Vive ahora la gente que habita / aquella extensa montaña/ donde/ canta/ el gorrión/ apenado.//…Vive siempre el pequeño oso de anteojos/ conocido amigo mío/ antaño nos mirábamos/ distantes,/ hoy somos/ seres extinguiéndonos.// Vive el viento sobre las orejas de los desesperados.// Vive todo el estrépito linaje verde en esta valle.// Solo yo he muerto en vida todo este tiempo”.

Y, finalmente, otro rasgo de su estilo, que sirve como una suerte de anticlímax, es el humor negro o la ironía, perfectamente identificables en “El tornado llevó tu nombre”. del que extraemos algunos versos sintomáticos: “Dentro de 10,000 años/ ¿Qué va a quedar de Vanidades/ ¿Dónde morirán esas intimidades?// ¿Qué va a ser de Cien años de soledad?/ ¿Qué pasará con el jazz de Duke Ellington?/ ¿Se caerán nuevas torres?/ / ¿Se volverá a morir en París, con aguacero/ otro joven poeta peruano?/ ¿Se volverá a escribir Poeta en Nueva York?// Mientras tanto/ al congrejo se se lo lleve la chingada”.

Ha sido una suerte de entremés: la lectura de estos pocos poemas de Armando Arteaga. nos conducen a la necesidad, perentoria, de acceder a sus tres poemarios anteriores, publicados, el primero, hace treinta y dos años: en 1982, con el expresivo título de “Callejón sin salida”.

Ver:


Revista Indi: